Suscribirse

lunes, 23 de julio de 2007

Se puede luchar por eso

Sam: Soy yo. Soy su Sam. ¿No conoce a su Sam?

Frodo: No puedo hacer esto Sam.

Sam: Lo se. Ha sido un error. No deberíamos ni haber llegado hasta aquí. Pero henos aquí. Igual que en las grandes historias señor Frodo. Las que realmente importan. Llenas de oscuridad y de constantes peligros, esas de las que no quieres saber el final porque ¿cómo van a acabar bien? ¿Cómo volverá el mundo a ser lo que era después de tanta maldad como ha sufrido? Pero al final, todo es pasajero, como esta sombra, incluso la oscuridad se acaba para dar paso a un nuevo día, y cuando el Sol brilla, brilla más radiante aún. Esas son las historias que llenan el corazón, porque tienen mucho sentido aun cuando eres demasiado pequeño para entenderlas. Pero creo señor Frodo que ya lo entiendo. Ahora lo entiendo. Los protagonistas de esas historias se rendirían si quisieran, pero no lo hacen, siguen adelante, porque todos luchan por algo.

Frodo: ¿Por qué luchas tu ahora, Sam?

Sam: Para que el bien reine en este mundo señor Frodo. Se puede luchar por eso.
El Señor de los anillos.
Las dos Torres