Suscribirse

lunes, 30 de agosto de 2010

Klaus Kinski

Klaus Kinski, actor de indudable talento, nos ha dejado grandes interpretaciones, pero lo que sin duda más le ha hecho famoso han sido sus idas de olla, brotes esquizoides o como quiera que lo queramos llamar.



En el recomendable documental "Mi enemigo íntimo" el director Werner Herzog, que trabajó bastante con él, nos cuenta anécdotas sobre la relación de amor odio que tenían.
Como ejemplo de relación, veamos lo que escribía Klaus Kinski en su autobiografía "Yo necesito amor" sobre Werner Herzog:
Es un individuo miserable, se me pega como una mosca cojonera, rencoroso, envidioso, apestoso a ambición y codicia, maligno, sádico, traidor, chantajista, cobarde y un farsante de la cabeza a los pies. Su supuesto "talento" consiste únicamente en torturar criaturas indefensas y, si hace falta, matarlas de cansancio o asesinarlas. Nadie ni nada le interesa, a excepción de su penosa carrera de supuesto cineasta. Impulsado por un ansia patológica de causar sensación, provoca él mismo las más absurdas dificultades y peligros y pone en juego la seguridad e incluso la vida de otros, sólo para después poder decir que él, Herzog, ha domeñado fuerzas aparentemente insuperables. Para sus películas echa mano de personas poco desarrolladas mentalmente y de diletantes, a los que puede manejar a su antojo (¡y, supuestamente, hipnotizar!), y a los que paga un salario de hambre, eso si les paga. El resto son tullidos y abortos de todo tipo, a fin de parecer interesante. No tiene la menor idea de cómo se hace una película. Ya ni intenta darme instrucciones. Hace tiempo que ha renunciado a preguntarme si estoy dispuesto a llevar a cabo sus aburridas chorradas, ya que le tengo prohibido hablar.
Ahora detesto a muerte a ese asesino de Herzog. Le grito a la cara que tengo ganas de verle reventar como la llama que ha hecho ejecutar. ¡Que lo tiren vivo a los cocodrilos! ¡Que lo estrangule una anaconda! ¡Que la picadura de una araña venenosa le deje sin respiración! ¡Que le revienten los sesos por la mordedura de la serpiente más venenosa que exista! No quiero que las garras de una pantera le rajen el gaznate; eso sería demasiado bueno para él. No. ¡Prefiero que las grandes hormigas rojas se le meen en los ojos y se le coman los huevos y las tripas en vida! ¡Que coja la peste! ¡La sífilis! ¡La malaria! ¡La fiebre amarilla! ¡La lepra! Pero es en vano. Cuanto más le deseo la más cruel de las muertes, menos consigo librarme de él.

No es de extrañar que en el rodaje de Fitzcarraldo, en la que usó a indígenas como figurantes, estos se ofrecieron a Werner para matar a Klaus. Werner les respondió que ya se encargaría el mismo. Seguro que ganas no le faltaron.

Como suele pasar, hubo gente que supo cogerle el punto y aprovechar sus dotes interpretativas, como el director Jesús Franco:





Extractos de su autobiografía.