Suscribirse

lunes, 10 de septiembre de 2007

Ballena o Sirena. Tú eliges

Ya que cada vez son más comunes las "chicas palo", nombre que les doy a todas esas chicas que parecen "insectos palo", luciendo una extremada delgadez originada no precisamente por un exceso de deporte, me ha resultado muy buena esta entrada de Ciudadanodelmundo.

...

Hace un tiempo, se vio por las calles de San Pablo un afiche de Runner -una de las cadenas de gimnasios más renombradas del Brasil- con la Foto de una chica escultural y la siguiente frase: '¿Este verano qué Querés ser: sirena o ballena?'


Dicen que una mujer de San Pablo (cuyas características físicas nunca trascendieron) le envió este mail a la empresa Runner como respuesta:

Las ballenas están siempre rodeadas de amigos. Tienen una vida Sexual activa, se embarazan y tienen ballenitas de lo más tiernas.
Las Ballenas amamantan. Son amigas de los delfines y se lo pasan comiendo camarones.
También se lo pasan jugando en el agua y nadando por ahí, surcando los mares, conociendo lugares maravillosos, como los hielos de la Antártida Y los arrecifes de coral de la Polinesia.
Las ballenas cantan muy bien y hasta tienen CD grabados.

Las ballenas son enormes y casi no tienen predadores naturales. Las ballenas tienen una vida bien resuelta,
Son lindas y amadas por todos.

Las sirenas no existen. Si existieran, vivirían en permanente crisis existencial. '¿Soy un pez o soy un ser humano?'. No tienen hijos pues matan a los hombres que se encantan con su belleza (Y yo agregaría Que No tienen por donde hacer el amor. ¡Por Dios!). Son bonitas sí, pero
Tristes y siempre solitarias. (¿Quién quiere acercarse
a una mujer que huele a pescado frito y que no tiene hoyito como salvavidas?).

Runner, querida, prefiero ser ballena.
¡Si me quedaba alguna duda, ya quedó desterrada!

P.D.: En estos tiempos de mujeres anoréxicas y bulímicas, en que la prensa, las revistas, el cine y la tele nos meten a la fuerza en la cabeza que sólo las flacas son bellas, esto trae nuevas esperanzas a las ballenitas y, ¿Por qué no?, a las sirenitas que no descansan un segundo pensando en su apariencia exterior.

Yo prefiero disfrutar un helado junto a la sonrisa cómplice de mis nietos, una copa de vino con un hombre que me haga vibrar y una pizza exquisita con amigos que me quieren por lo que soy, no por cómo luzco.

Visto en: Ciudadanodelmundo.