Suscribirse

martes, 4 de septiembre de 2007

¿Por qué los más tontos se creen los más listos?

¿Quién no ha conocido alguna vez a un tonto, muy tonto, que se las va dando de ser el más listo? ¿Quién no conoce a alguién que, siendo demostradamente ignorante, se las da de saber de todo?

Según dicen que dijo Confucio:

Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe, he aquí el verdadero saber.
El problema de esta gente es que saben muy poco, tan poco, que ni siquiera saben lo que no saben, y sin saber lo que no saben no pueden hacerse una idea de lo ignorantes que son. Como dijo Jacinto Benavente:
Lo que no se sabe es como si no existiera.

Afortunadamente unos cientifícos se dieron cuenta de que no sabian por qué había gente que, no sabiendo nada, creía saberlo todo. Esto fue lo que descubrieron:

El efecto Dunning-Kruger es un fenómeno psicológico descrito por científicos de la Universidad de Cornell (Nueva York, EEUU) según el cual las personas con escaso conocimiento tienden sistemáticamente a pensar que saben mucho más de lo que saben y a considerarse más inteligentes que otras personas más preparadas. El fenómeno, rigurosamente demostrado en una serie de experimentos desarrollados por los psicólogos Justin Krugger y David Dunning publicados en The Journal of Personality and Social Psychology en diciembre de 1999, se basa en los siguientes principios:

1. Los individuos incompetentes tienden a sobreestimar sus propias habilidades
2. Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer las verdaderas habilidades en los demás.


Tanto Kruger como Dunning habían investigado anteriormente sobre el fenómeno conocido por los psicólogos según el cual la mayoría de la gente tiende a valorarse a sí misma muy por encima de la media, cuando es estadísticamente imposible: así, es difícilmente comprensible que el 98% de los catedráticos de Universidad, según un estudio, esté convencido de que trabaja mejor que los demás.

Siguiendo estos indicios, los profesores Krugger y Dunning diseñaron un experimento consistente en medir las habilidades intelectuales y sociales de una serie de individuos y pedirles una posterior evaluación. Una vez finalizados los test, los resultados fueron realmente reveladores:

- Los estudiantes más brillantes, muy superiores a sus compañeros, estimaron que estaban por debajo.
- Los estudiantes mediocres se consideraron por encima de la media
- Los estudiantes rematadamente malos se mostraron convencidos de estar entre los mejores: de hecho, cuanto más inútil era el individuo, más seguro estaba de que hacía las cosas bien.

Así pues, los más incompetentes, según la doctora Kruger, sufrían un doble agravio: “no sólo llegan a conclusiones erróneas y toman decisiones desafortunadas, sino que su incompetencia les impide darse cuenta de ello”. En todo caso, y como se ha apuntado frecuentemente, el efecto Dunning-Kruger es una especie de refrendo de la vieja máxima de Charles Darwin: “La ignorancia engendra más confianza que el conocimiento”.


Visto en: Fogonazos.