Suscribirse

viernes, 5 de septiembre de 2008

La ira conduce al miedo, el miedo...

La ira conduce al miedo, el miedo conduce a la violencia y la violencia conduce a la destrucción.

Un monje japonés olvidó momentáneamente sus principios y lleno de ira intentó quemar con una antorcha un nido de avispas que había en su templo. Las avispas defendieron vigorósamente el nido poniendo en fuga al monje que, presa del pánico, tropezó violentamente dejando escapar la antorcha, la cual provocó un incendio que acabó con todo el templo de madera ... y con el nido de avispas.

Visto en Meneame.net