Suscribirse

viernes, 27 de febrero de 2009

Hay que esterilizar a las mascotas



Si bien insistimos tanto con la esterilización de mascotas, todavía hay personas que sin mala intención se niegan sistemáticamente a estas prácticas, pero, ¿por qué lo hacen? Desgraciadamente la mala información se transmite más que la correcta, debido a que mucha gente transmite opiniones personales pero sin conocimiento.

Trataremos cada uno de los mitos sobre la esterilización con todo detalle, para que no queden dudas de ninguna clase cuando llegue el momento de esterilizar a nuestras mascotas:

Mito: La esterilización les quita a los animales el goce de su vida sexual.

Realidad: No podemos quitar lo que no existe. En los animales no está desarrollada la sexualidad al nivel que hemos alcanzado los humanos, por lo que pensar que les quitamos el disfrute del sexo es una idea errónea, es la consecuencia de humanizar tanto a los animales.

Para un animal, el sexo es un proceso físico para la permanencia de la especie. Se trata de hormonas, de instinto. La prueba de que las hembras sólo reciben a los machos en épocas de celo, pero los rechazan hasta con agresividad fuera de esos períodos es la prueba más importante. Igualmente los machos buscan a las hembras sólo cuando perciben sus hormonas sexuales.

Otro de los temas que provoca la no esterilización en mascotas, sobre todo en los machos. Y es a veces un tanto gracioso, pero se ve casi a diario en los consultorios… Veamos un poco de qué se trata:

Mito: Me da mucha pena operarlo.

Cuando el veterinario sugiere al propietario hombre que su mascota sea esterilizada, y sobre todo cuando el animal es macho, el dueño tiende a “protegerse” como si la castración estuviese recomendada para él. Muchas veces sienten que no es “de buen amigo” hacerle a su perro lo que no les gustaría que les pase a ellos.

Ni les cuento las veces que los veterinarios se toman esto con humor pero deben disimularlo mirando hacia otro lado… sobre todo si se trata de una veterinaria mujer, ya que muchos dueños masculinos de mascotas toman el consejo de esterilización como una sentencia de muerte!

Pero seamos coherentes y lógicos: Si cuando nos sugieren vacunar a nuestro animal no se nos hace tan difícil permitir que lo pinchen, en el caso de la castración es lo mismo. No sólo no viven la sexualidad como nosotros, esto ya lo comentamos, sino que la esterilización es algo que se hace por su bien, evitando accidentes por andar tras las hembras y muchas enfermedades provocadas por las hormonas sexuales.

Pensando en la salud, se reduce muchísimo la presencia de ovarios quísticos, infecciones uterinas, ciclos irregulares, falsas preñeces y tumores mamarios. Psicológicamente no necesitan parir para sentirse realizadas, ni se altera su personalidad ni costumbres, y en lo que respecta al estado físico NO produce sobrepeso.

La esterilización en los machos de por sí es mucho más simple que en las hembras ya que se trata de una cirugía simple que casi no requiere cuidados. Los beneficios en macho son que se evita el marcaje de territorio, las peleas, accidentes automovilísticos y extravíos.

Con respecto a la salud, la castración previene tumores testiculares, agrandamiento de próstata, tumores en las glándulas que se hallan a los costados del ano, y en muchos casos, las convulsiones. Psicológicamente se relacionan mejor con otros machos y son menos agresivos. Tengamos en cuenta que los beneficios son por ellos, esterilicemos a nuestras mascotas.

Textos de www.Mascotas.org