Suscribirse

domingo, 5 de abril de 2009

¿Qué pasa en Aguilar de la Frontera con los perros?

Carles Marco Morellón es concejal en el ayuntamiento de Sant Cebrià de Vallalta (Barcelona), municipio declarado antitaurino pocos meses atrás. Carles es del mismo partido político que el alcalde de Aguilar de la Frontera (psoe), y les ha enviado una carta abierta. Ojalá todos los políticos fueran como él.

Os adelanto que aunque hay testigos de que los dos perros fueron sacrificados en plena calle, éstos no van a declarar. Al mastín le pusieron la inyección letal mientras un operario le aplastaba la cabeza contra el suelo. Su compañera, la perrita blanca, se orinó mientras la arrastraban con la cuerda al cuello para inmovilizarla y poder matarla igualmente con la inyección. Pero no podemos demostrarlo si los testigos no dan la cara. Igualmente se denunciará este caso, planteándolo de otra manera.





Apreciados compañeros :

Seguro que no es cierto cuanto he leído.

Seguro que el ayuntamiento de Aguilar de la Frontera no puede ser tan cruel e inhumano con unos seres que no pidieron venir a este mundo.

Seguro que en vuestras mentes solo cabe la conmiseración con los perros abandonados.

Porque su único delito ha sido el de ser fieles a quienes no lo merecían, y ellos merecen una segunda oportunidad, saber que hay humanos capaces de sentir verdadero amor y respeto hacia ellos.

Se está difundiendo ampliamente por Internet una noticia según la cual dos perros abandonados acaban de ser sacrificados el viernes 27 de marzo. Uno vagaba por Aguilar de la Frontera, herido por algún bárbaro de un hachazo en la cabeza, el otro, una hembra jovencísima y sana, lo acompañaba a todas partes.

Estaba preparado, por parte de voluntarios y voluntarias, un dispositivo para su captura y traslado a casas de acogida, donde podrían conocer seres humanos de otra calaña. Se avisó de estos planes a Juan Vicente, veterinario contratado por el ayuntamiento y propietario de la clínica veterinaria “Chuchos”, quién se negó a ayudar a estas personas voluntarias y amantes de los animales.

A las pocas horas de ser informado del dispositivo, el veterinario consigue capturar a los dos animales y acto seguido, de inmediato, los sacrifica. Parece ser que por orden de este ayuntamiento que presidís.

Y yo me pregunto, ¿Qué clase de veterinario es capaz de actuar así, como un mero asesino a sueldo?, ¿qué clase de políticos pueden permitir y fomentar esta forma de proceder?, ¿es que no existe una normativa según la cual todo perro capturado debe permanecer un mínimo de 10 días en unas instalaciones adecuadas a la espera de quien lo reclame?.

De verdad espero y deseo que todo cuanto he leído acerca de estos dos perros, del veterinario en cuestión, y de la forma de proceder del ayuntamiento de Aguilar de la Frontera sea totalmente falso, porque en caso contrario me avergüenzo de ser político, me avergüenzo de vosotros, y condeno enérgicamente vuestro proceder y el de dicho veterinario.

No puede ser cierto!. Por favor contestadme y decidme que en Aguilar de la Frontera los perros abandonados son capturados y puestos en una perrera municipal, o en una instalación similar mancomunada entre varias poblaciones.

Decidme que colaboráis codo a codo con alguna asociación animalista, que presta sus servicios desinteresados, para intentar encontrar adoptantes para esos pobres animales que han sido usados y abandonados por alguno de nuestros congéneres.

Decidme que la frase “En la Delegación de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera creemos que entre todos podemos trabajar para hacer una Ciudad más ecológica, más saludable, más sana y mejor”, que aparece en el web municipal, no significa que una ciudad más sana y mejor es aquella que captura y extermina a todo perro abandonado.

Tras cada perro abandonado hay un culpable de su situación, el dueño. Los perros no suelen nacer en estado salvaje, y si lo hacen es porque alguien abandonó a los padres. La culpa es de aquellos que no esterilizan a sus perros, que los hacen criar sin control, que regalan o venden las crías. La culpa es de quien abandona, nunca del abandonado.

Mientras las administraciones cierren los ojos ante las conductas irresponsables de aquellos que se erigen en criadores, sin someterse a ningún control ni código ético de conducta. Mientras no se persigan conductas de algunos cazadores que usan y abandonan, o asesinan, a sus perros. Mientras se mire hacia otro lado y se prefiera criminalizar al abandonado, en lugar de perseguir y castigar a quien abandona. Mientras todo esto suceda, no solo no resolveremos el problema de raíz, sino que estaremos causando daño y dolor a seres inocentes.

¿Es este el concepto de ecología que se cita en el web municipal de Aguilar de la Frontera?

Por favor, decidme que estoy equivocado. Y si por desgracia no lo estoy, si estas tristes y crueles noticias de vuestro pueblo, que están ya dando la vuelta al mundo, son ciertas, decidme que os vais a poner a trabajar ya para que situaciones y sucesos como este no sucedan nunca más.

Atentamente,

Carles Marco Morellón

Concejal por el PSC-PSOE

Ayuntamiento de Sant Cebrià de Vallalta (Barcelona)