Suscribirse

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Muros

La canción Mury (muros) fue compuesta por el cantante polaco Jacek Kaczmarski en 1978, convirtiéndose, a principio de los años ochenta, en un símbolo de la oposición al régimen comunista, especialmente entre los trabajadores de Solidaridad. Mury, está inspirada en la canción L'Estaca del catalán Lluís Llach y utiliza la música de la misma.

Irónicamente, la idea inicial de Kaczmarski era la de hacer una crítica a las canciones que son robadas a sus autores por las masas para ser convertidas por éstas en un arma para sus causas; Pero a pesar de ello y de su final pesimista: “Y los muros crecieron, crecieron, crecieron”, el fuerte mensaje de lucha contra las autoridades opresoras que la canción contiene, hicieron que ésta pasara rápidamente a convertirse en una canción protesta por trabajadores y estudiantes, siendo adoptada como la canción no oficial de Solidaridad.

El estribillo se convirtió en su parte más conocida, mientras que la pesimista parte final fue obviada en muchas ocasiones, lo que Kaczmarski subrayaba como una gran malentendido del verdadero significado de la canción.

En 1987, tras un perido de fuertes represiones del gobierno (ley marcial), que consiguió desgastar el apoyo a Solidaridad, y antes de que tuviera lugar el acuerdo de la Mesa Redonda polaca de 1989, un Kaczmarski decepcionado con la desilusión que veía en la sociedad polaca, escribió una nueva canción: Mury ’87, que retoma el tema de Mury y critica la apatía de la sociedad. En esta canción, que él denominó el antónimo de Mury, Kaczmarek consideraba que en vez de cantar y esperar, la gente debía actuar.

El 26 de agosto de 2005, con motivo del 25 aniversario de la creación de Solidaridad, la canción fue interpretada por Jean-Michel Jarre con el Coro Académico de la Universidad de Gdansk.

Letra en polaco:

Mury - Jacek Kaczmarski


On natchniony i młody był, ich nie policzyłby nikt
On im dodawał pieśnią sił, śpiewał że blisko już świt.
Świec tysiące palili mu, znad głów podnosił się dym,
Śpiewał, że czas by runął mur...
Oni śpiewali wraz z nim:

Wyrwij murom zęby krat!
Zerwij kajdany, połam bat!
A mury runą, runą, runą
I pogrzebią stary świat!

Wkrótce na pamięć znali pieśń i sama melodia bez słów
Niosła ze sobą starą treść, dreszcze na wskroś serc i głów.
Śpiewali więc, klaskali w rytm, jak wystrzał poklask ich brzmiał,
I ciążył łańcuch, zwlekał świt...
On wciąż śpiewał i grał:

Wyrwij murom zęby krat!
Zerwij kajdany, połam bat!
A mury runą, runą, runą
I pogrzebią stary świat!

Aż zobaczyli ilu ich, poczuli siłę i czas,
I z pieśnią, że już blisko świt szli ulicami miast;
Zwalali pomniki i rwali bruk - Ten z nami! Ten przeciw nam!
Kto sam ten nasz najgorszy wróg!
A śpiewak także był sam.

Patrzył na równy tłumów marsz,
Milczał wsłuchany w kroków huk,
A mury rosły, rosły, rosły
Łańcuch kołysał się u nóg...

Patrzy na równy tłumów marsz,
Milczy wsłuchany w kroków huk,
A mury rosną, rosną, rosną
Łańcuch kołysze się u nóg...



Traducción al castellano:

Muros


Él era joven e inspirado, ellos eran incontables.
Él les infundía coraje con osu canción, cantaba que el alba ya estaba cerca.
Ellos le encendían miles de velas, el humo se alzaba sobre sus cabezas.
Él cantaba que ya era hora que el muro cayera...
Ellos cantaron con él:

¡Arranca de cuajo los barrotes del muro,
Rompe los grilletes, rompe el látigo,
Y los muros caerán, caerán, caerán,
Y enterrarán al viejo mundo!

Pronto aprendieron la canción de memoria, y tan sólo la melodía, sin la letra,
llevaba en sí la vieja esencia, el estremecimiento de corazones y cabezas.
Y así cantaron, marcando el ritmo con sus palmas, que sonaban como un disparo.
Y la cadena era pesada, el alba se hacía esperar...
Y él siguio cantando y tocando:

¡Arranca de cuajo los barrotes del muro,
Rompe los grilletes, rompe el látigo,
Y los muros caerán, caerán, caerán,
Y enterrarán al viejo mundo!

Y así vieron cuán numerosos eran, y sintieron la fuerza y el momento,
y cantando que el alba estaba cerca, caminaban a través de las calles de la ciudad;
derribaban las estatuas y destrozaban el pavimento -¡Éste con nosotros!, ¡Éste contra nosotros!-.
¡Nuestro peor enemigo es el que esté solo!
Y el cantante también estaba solo.

Él observaba la firme marcha del gentío,
en silencio escuchaba el estruendo de los pasos.
Y los muros crecieron, crecieron, crecieron
la cadena meciéndose a los pies.

Él observaba la firme marcha del gentío.
En silencio escuchaba el estruendo de los pasos.
Y los muros crecen, crecen, crecen,
la cadena se mece a los pies.


Traducción de Magdalena Wawrzkiewicz y Manuel Sánchez Rosa

Mury de Jacek Kaczmarski:


Mury, versión de Jean Michel Jarre:


L'estaca, de Lluis Llach:


Visto en: Polonia en español