Suscribirse

jueves, 24 de abril de 2008

24 de abril. Día del Animal de Laboratorio

Siguiendo con el polémico tema de la vivisección, queremos sumar esfuerzos a todas las organizaciones que están manifestandose esta semana contra la experimentación con animales, pues el 24 de abril se conmemora en todo el mundo el "Día del Animal de Laboratorio". Aquí no vale el argumento de que "sin experimentos todos estaríamos muertos", pues si bien mucho se ha avanzando torturando animales, así también la ciencia ha sabido avanzar prescindiendo de esta ignominiosa práctica.

Muchos de los experimentos a que son sometidos los animales en los laboratorios son para productos cosméticos, otros tantos para productos médicos (desde arsenal quirúrgico, prótesis, implantes, hasta farmacoquímicos) y muchísimos más para la industria bélica, de químicos y pesticidas, etc. En este grabación encubierta de PETA (llevada a cabo entre 2003 y 2005), se puede ver a los "científicos" del laboratorio Covance de Alemania y Estados Unidos, maltratando a los primates víctimas de la investigación.

Covance no es el único de los grandes que cayó víctima de su propia violencia . También la Huntingdon Life Science (HLS) fue denunciada en Inglaterra, en 1997 y en Estados Unidos en 1998, por graves malos tratos a los primates y perros beagle con los que experimentaban... Pero aún así, ambos laboratorios siguen trabajando y ejerciendo violencia sobre los animales, a los que compran como insumos y les inyectan, inoculan, operan, drogan, manipulan, golpean, gritan, maltratan y manejan como quieren.

Seguro que en esto de la vivisección hay muchas personas que quieren trabajar de la manera más limpia posible, y seguro que también muchos de ellos acatan las reglamentaciones locales y/o nacionales que buscan el bienestar de los animales de laboratorio. Pero mucho más cierto, claro y evidente es que se abren alternativas libres de crueldad, y la mejor manera de mostrar una buena voluntad para con los animales es dejándolos tranquilos.

Si buscamos maneras alternativas de experimentar sustancias y de tener certezas científicas, seguro que podremos seguir construyendo ciencia, pero diferente. No queremos más ciencia que tortura y sacrifica animales, seres vivos con conciencia y que no tienen más que su vida y su cuerpo, pero que lamentablemente terminan sus días por causa de lo peor que el ser humano pueda dar de sí: su ambición y el pisoteo de los derechos más mínimos de otro ser vivo.

¿Queremos ciencia y técnica? ¡Seguro! pero sin tortura, sin sangre y sin crueldad.

Más información: Covance Cruelty, Stop Huntingdon Animal Cruelty.


Visto en: EcoSofía