Suscribirse

miércoles, 29 de julio de 2009

Protectoras de perros en España: reportaje


Ilusión, dedicación, trabajo duro, amor por los perros, conocimiento de sus "huéspedes", de sus necesidades, de su carácter....éstas son algunos de los rasgos que traslucen las respuestas a un cuestionario de 10 preguntas que http://esobreperros.blogspot.com ha dirigido a un número amplio de las Protectoras de perros de España. No todo el mundo sabe que si quiere tener una mascota en casa, tiene de forma gratuita y responsable personas que pueden orientarle a hacer la mejor elección posible. Esta es la primera gran lección. Los encargados de las Protectoras, no quieren colocar perros; todo lo contrario; hacen entrega de un perro si y sólo si va a estar en el lugar adecuado y con las personas adecuadas.

A la hora de elegir un perro, debe desterrarse el criterio del gusto estético. Éste debe ocupar un lugar secundario. Lo más importante es que ése perro se adecue a las circunstancias de espacio, tiempo que le pueden dedicar los dueños, forma de vida de éstos....Además, un perro no es más fiel, cariñoso o guardián por ser de una determinada raza.Eso puede ayudar, pero no es matemático. Hay auténticas perlas en bruto escondidas en las protectoras.

Por otra parte, recoger un perro de una Protectora no significa recoger un perro sarnoso y descastado. En una Protectora se dedican a recoger a los perros, que muchas veces son de raza y vienen de una casa de lujo, y a cuidarles y sanarles en el caso de que , en algún caso concreto, se encuentren en mal estado. El perro que se lleva uno a casa es un perro sano. Precisamente si existiera alguna circunstancia que se salga de lo normal (enfermedad, carácter...), en la Protectora te advierten, te aconsejan. Y todo porque su misión es encontrar un hogar adecuado para el perro, y un perro adecuado para un hogar; hasta el punto de que si hay problemas o incompatibilidades finales, la Protectora se queda con el perro, sin ningún problema.

Tener un perro es una responsabilidad; requiere tiempo, visitas veterinarias, aseo,una correcta alimentación, paseos, ejercicio y atención, educación y socialización. El coste de tener un perro en casa varía según el tamaño y peculiaridades del mismo, pero ronda los 700 euros de media al año.

El criterio económico hay que tenerlo en cuenta, pero está claro que la alegría, satisfacción y camaradería que puede ofrecer un perro son innegables. Antes de meter un perro en la casa es preciso valorar muy bien todos los pros y contras. De hecho, muchos de los perros que se encuentran en las Protectoras han llegado allí, fruto de un capricho irresponsable. Antes de abandonar un perro hay que buscar soluciones, siempre hay alguna.

Por último, no hay que olvidar que si algo demandan las Protectoras es más manos y más medios. Muchas subsisten con exiguas ayudas. El módico donativo que recogen por los perros que entregan es más bien para concienciar de que un perro exige dedicación y mantenimiento; porque muchas veces, ni siquiera sirve para cubrir los gastos que ha necesitado. No está de más, por tanto, darles algo más de lo que piden.

¿Y qué pasa si después de firmar el contrato hay problemas con el perro?. Pues aparte de lo dicho de que la Protectora se responsabiliza hasta el final del perro, te pueden aconsejar profesionales del sector de la educación canina que puedan ayudarte. Mejor imposible.

Visto en Es sobre perros